Asociación Amigos del Epiléptico de Badalona     Asociación Amigos del Epiléptico de Badalona
 


  Próximo evento:
 



  Médicos y especialistas  Asociación Amigos del Epilépitco de Badalona  
 


Meritxell Martínez Ferri Del Servicio de Neurología del Hospital Muta de Terrassa, Coordinadora del registro EURAP en España  

Dra. Cinta Soler Gisbert
Coordinadora del CAS Tortosa
(Centro de Atención y Seguimiento a las Drogodependencias)


Epilepsia y alcoholismo

Entre el alcohol y la epilepsia existen relaciones complejas. Vamos a citar algunas de ellas.

En algunas personas afectadas de epilepsia, de tipo esencial o de causa traumática, una ingesta excesiva de alcohol aunque sea puntual, puede producir una crisis. De hecho, estas crisis relacionadas con el consumo de alcohol constituyen una de las causas más frecuentes de recaída en personas con epilepsia de cualquier edad.

El etanol (alcohol) actúa como inductor de enzimas, o sea, que provoca un metabolismo más rápido de algunos fármacos, y entre ellos los anticonvulsivantes. Esto hace disminuir su efecto terapéutico y, por tanto, poder llegar a provocar una nueva crisis.

Las personas con problemas de adicción al alcohol, tanto en intoxicaciones agudas, como en consumo crónico, como en el cese brusco del consumo (dentro del llamado síndrome de abstinencia) pueden tener crisis convulsivas. En la mayoría de los casos es difícil atribuir estas crisis a los efectos sólo del alcohol, ya que se pueden asociar al mismo tiempo otros factores (consumo de otros tóxicos, la deprivación de sueño…) pero sí es cierto que el alcoholismo crónico produce un daño neurotóxico que puede provocar epilepsia con crisis espontáneas ya no provocadas por las intoxicaciones.

Estas crisis relacionadas con el consumo de alcohol son más frecuentes en jóvenes, y no necesariamente con antecedentes de epilepsia.

El EEG en las personas con adicción al alcohol suele ser normal entre las crisis y existe a menudo en la proximidad de las crisis una sensibilidad aumentada a la estimulación luminosa permanente.
En los casos de adicción al alcohol y epilepsia , obviamente, el objetivo es la supresión del consumo de alcohol, siendo la aparición de las crisis una posibilidad de aumentar la consciencia del problema adictivo y así ser una oportunidad para abandonar el consumo.

Como conclusión cabe destacar la importancia de evitar el consumo de alcohol en personas con epilepsia, y sobre todo, insistir en el buen cumplimiento del tratamiento farmacológico anticonvulsivante, para cubrir los niveles terapéuticos efectivos y así evitar al máximo nuevas crisis y con eso obtener una mayor calidad de vida.

.


"Fármacos y epilepsia "- Silvia Zaragoza Domingo

"Epilepsia y Seguridad Social" - Doctor Albert Planas, Neurólogo Hospital Municipal de Badalona

"Epilepsia y animales" - Dr. Fc. Javier Lleixà Prieto, Clínica Veterinaria Juan Valera Badalona

"Epilepsia"- Juan Luis Becerra, Médico adjunto del servicio de Neurología Unidad de Epilepsia Hospital Germans Trias i Pujol, Badalona




 
 Contacto        Aviso legal        Agregar a favoritos