Asociación Amigos del Epiléptico de Badalona     Asociación Amigos del Epiléptico de Badalona
 




  Epilepsia y tercera edad  Asociación Amigos del Epilépitco de Badalona  
 
Sonia Gálvez Neuropsicóloga Asociación AMigos del Epiléptico de Badalona  
Dr. José Angel Mauri. Servicio de Neurologia. Hospital Clínico. Zaragoza.
Coordinador del Grupo de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología.



Las epilepsias de inicio en el anciano

La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas en la que más se ha avanzado en la última década tanto en los estudios diagnósticos como en los fármacos para su tratamiento.

Si hace unos años su edad más frecuente de presentación era la infancia, ahora vemos que el grupo de población que presenta con más frecuencia crisis epilépticas son los ancianos, entendiéndose como tales las personas mayores de 65 años.
Esto es debido básicamente en primer lugar al incremento de la esperanza media de vida de la población y también a la alta incidencia de las enfermedades cerebrovasculares como primera causa responsable de las crisis epilépticas en estos pacientes.

Existen una serie de peculiaridades diferenciales en las crisis epilépticas en los ancianos si los comparamos con otros grupos de pacientes.
En primer lugar, estos pacientes tienen con mayor frecuencia crisis de tipo parcial o focal, siendo mucho más raras las crisis primariamente generalizadas. Ya hemos comentado que la causa responsable de las crisis es diferente, siendo las enfermedades cerebrovasculares las más frecuentes.

Los síntomas clínicos de las crisis epilépticas son también diferentes en el anciano, de tal manera que a veces los neurólogos podemos tardar tiempo en llegar al diagnóstico, por ejemplo las crisis epilépticas pueden manifestarse por síntomas en forma de confusión o desorientación prolongadas; en estos casos siempre es importante pensar en las crisis epilépticas y realizar estudios de electroencefalografía.

Por último, las personas ancianas son más sensibles a los fármacos antiepilépticos, es decir que presentan un riesgo más elevado de tener efectos adversos, por lo que siempre habrá que comenzar con dosis menores.
En los últimos 15 años disponemos de muchos más fármacos para el tratamiento de la epilepsia, lo que ha incrementado mucho el número de pacientes que consiguen un control de las crisis. En estos momentos, se está invirtiendo un número importante de recursos para la investigación de nuevos fármacos antiepilépticos y en los próximos años, dispondremos todavía de más fármacos en nuestro vademecum de antiepilépticos.

Hoy en día, un aspecto importante del tratamiento de la epilepsia es lo que conocemos como calidad de vida, que básicamente valoran todos los estudios que se realizan con nuevos fármacos antiepilépticos; se pretende no sólo controlar las crisis epilépticas sino también conseguir la mejor integración del paciente valorando diversos aspectos físicos, psíquicos y de integración social.

Muchos nuevos fármacos antiepilépticos se ha visto que tienen un efecto positivo sobre esta calidad de vida. Los nuevos fármacos antiepilépticos de los que disponemos en los últimos años, aunque por lo general muestran una eficacia similar para el control de las crisis en el anciano, han mostrado beneficios en estos pacientes, al carecer de interacciones con otros medicamentos(el anciano por lo general esta polimedicado) y tener una mucha mejor tolerancia.

En general, los pacientes ancianos consiguen un control excelente de las crisis epilépticas, con dosis menores de fármacos antiepilépticos. Normalmente, los fármacos antiepilépticos deben mantenerse de forma continuada, dado el riesgo más elevado de estos pacientes de tener lesiones importantes coincidiendo con una crisis.



 
 Contacto        Aviso legal        Agregar a favoritos